jueves, 20 de mayo de 2010

H-Urra H-Urra Sevilla

Ni que decir que el buen tiempo a llegado y con el las poquitas ganas de todo lo aburrido y dosis extras de imaginación para todo lo divertido. Y cómo todas las primaveras desde que vivo en Sevilla alguna sorpresita para comentar en el blog.

Porque digo yo, en algún momento de mi vida he debido de dañar de forma irreversible a la Madre Naturaleza o en su defecto a algún primo hermano suyo al que no trate de exquisita manera. Es verdad que tuve un pollo de color rosa, ¡pero no murio a la semana como cabia esperar de una ave mojada en tinte! ¡Tuvo una inusual, larga y amarilla vida, una vez que consiguio deshacerse del tinte! Y sí, acabo dando sabor a un puchero...¡Pero es que se puso como una avestruz de grande!

Rascando, rascando al final todo sale...¡Porque esas tortugas que se ahogaron en comida un fin de semana que me fui a la playa no fue premeditado! ¡Yo que sabía que esa comida esponjaba! Sólo quise dejarles ración extra...

Para que voy a seguir, si conocéis mi historia con Sugus, y cante a los 4 vientos la invasión de las cucarachas del verano pasado que desencadeno una mudanza!!!! No tengo excusa...

Lo que esta claro es que mi paso por el purgatorio no ha terminado y por eso hoy me he despertado con el graznido de mi compañera de piso que estaba siendo atacada por una urraca!!! Si, como lo oís, que mejor despertar que que un pajarraco negro te salte a la barriga 15 minutos antes de que suene el despertador (este detalle es una putada, ja,ja...si hay algo mas horrible que el crujido del despertador es un pajarraco negro en tu tierna panza al amanecer).

Debe ser que mi expiación esta cercana porque le ha tocado a ella lidiar con Doña Rogelia y enseñarle la ventana. Pero como si de la más típica historia hitchcoliana  se tratase Mamá Urraca esperaba a su cría en la ventana y nos miraba con cara de pocos amigos de urraca.

Que bonito marchar al trabajo con la casa limpia de gallinas piojosas negruzcas, que requetebonito volver del trabajo y sentarse en el sofá...una siestecita y tuck, tuck, tuck...patitas ¿En esta casa nadie invita a un café, o que? - yo alucino.

Pues nada, esta noche en Sevilla sonaban cohetes, y celebraciones por la Copa del Rey y en mi ventana coreaban Urri y Mamá Urraca a la par. Heidi tenia a Pichí...mucho mas idílico, esta claro, en los Alpes Suizos...y yo un par de pajarracos a 35º con el solano andaluz! Muy de Almodóvar!

4 comentarios:

C. C. dijo...

Anda que no tardas tú en dar señales de vida!! Es bueno volver a leerte aunque sea con calores verqaniegos y los pájaros de Hichtcock jajajaja

Un besazooo

Ramón Martín Cabeza dijo...

Pues con un poco de suerte será el tal Rokefeller del José Luís Moreno y os augura un negocio redondo, ¿no?

L o L i T a dijo...

Que va Ramón...tiene pinta de todo lo contrario!!!Aparecio muertecita en el patio de vecinos y apuntando a nuestra ventana con el pico ja,ja...creo que nos deparara algo siniestro a modo de maldición!!!Chaaaaaaaan, chaaaaaaan!!!!

C.C., si tu sabes que yo quieroooo :) pero el calor me separa de los ordenadores y acerca a las terracitas de los bares!!!


Gracias por venir!!!:)

Ramón Martín Cabeza dijo...

Yo le perguntaría a tu compañera de piso si no tenía nada que ver con el urraquicidio. Me suena a que el cadáver señalaba a la asesina y a tí te interesaría saberlo sobretodo para no subirte nunca a la barriga de tu amiga.