domingo, 13 de julio de 2008

Placeres

No puedo dejar de encontrarlos curiosos, me miro los pies descalzos sobre la toalla y me sonrío al pensar que feos y a la vez que graciosos son. Al mirarlos, exigen protagonismo y es inevitable tintinear los deditos de manera compulsiva. Me gustan las feuras que al observarlas y pensarlas se vuelven peculiarmente bonitas. Me pasa con las cosas, con las personas, con los sabores...las rarezas siempre tienen su encanto.

Inconscientemente, examino de forma minuciosa esos pequeños y rechonchitos minidedos. Pueden pasar desapercibidos la gran mayoría del año, pero llega el verano y ahí están, paliduchos, hinchados como un bizcocho recien sacado del molde, asombrados de su status de 0 presión zapatil y las mil texturas y superficies que hay por explorar. Pasada la frontera de la toalla, es aconsejable hundirlos en la fina arena, dejar que los diminutos y cálidos granos de arena discurran por los recovecos y surcos de la piel. Una y otra vez.

Tres metros más hacia delante, sorteando dos cubos, tres niños y un rastrillo, la arena empieza a estar húmeda y me entretengo comprobando como cede ésta con el peso de mi cuerpo. Las huellas dejan entrar el agua que empapa la orilla y hacen por dibujar tus pasos y perseguirte hasta que una ola de espuma te guarda el secreto de que estuviste allí.

La brisa en la cara, el olor a mar, el pelo suelto cosquilleandome la espalda, el alboroto del rompeolas erizando mis rodillas...

[MIERDA!Las gafas de sol en la cabeza!...retrocede, colócate el bikini que se te ha metido por el culo con tanta pose idílica, sortea de nuevo los dos cubos, ahora son tres niños y un padre intentando aniquilarte con una pelota y unas palas de playa...¡me cago en la PUTA!, el rastrillo me acaba de amputar uno de los dedos rechonchos con su correspondiente uñita maravillosamente abrillantada, con todo y eso, consigo posicionarme de nuevo en la posición pre-orgásmica frente al mar...]

...no hay nada como zambullirte en una playa de agua fresca y cristalina, la sensación del mar recorriendote todo el cuerpo, extender los brazos, entreabrir las manos acariciando las corrientes de agua, dejar escapar las burbujas de aire y sentir como te rozan la cara enredándose por las pestañas en su viaje a la superficie...abrir los ojos bajo el mar y ver sólo AZUL.

10 comentarios:

la tita de sugus dijo...

todas esas sensaciones no las habras tenido este fin de semana ¿verdad? porque las olas no dejaban bañarse a nadie, el viento metia la arena en los ojos, por no decir... lo de las sombrillas voladoras, jajaja.
Bueno y si hablamos de la arenilla, por no decir LOSCOS... sin comentarios

L o L i T a dijo...

Me he saltado los chinorros de la orilla ja,ja...pero es que sino ¿Dónde queda la ficción??? Además, si quieres crudeza y realismo te habría escrito de como sentir una bolsa de plástico/compresa/deshechos orgánicos varios en tu cara al salir del chapuzon! Ja,ja... nada, nada...no es un relato autobiográfico!

Charlie dijo...

Jajaja cero presión... Si los pies femeninos hablaran, se amotinarían e incluso quemarían a lo bonzo en protesta por: los tacones altos, los zapatos de chúpame la punta, los... (la lista continúa)

Mujeres del mundo, dejad de torturad vuestros pies. Con 50 años no hay quien los mire. :D

Camiseta a rayas dijo...

Genialmente descrito!

Creo que Dios cuando llegó al diseño de los pies debía estár muy agotado, porque son de lo más feo. Hasta los más cuidados, suaves y "perfectos" son feos, es así por naturaleza.

Me encanta sumergirlos en arena y sentir el cosquilleo, es muy relajante. Lo de abrir los ojos en el mar lo tengo más complicado porque con las lentillas es recomendable no hacerlo jajajajaj pero sí, alguna vez que no las he llevado lo he hecho y es estupendo, es como un submundo todo azul y cristalino. No me extraña nada que La Sirenita sea mi película favorita de Disney favorita.


Muaaaaaaaaaaa

Camiseta a rayas dijo...

he puesto "estár" con acento???? jajajajjajaj lapsus vacacional.

Debster dijo...

Gomi los últimos comentarios no eran necesarios jajajaja.
A mi los pies me gustan y no me parecen feos... además no les suelo torturar demasiado, por no decir nada y me encanta andar descalza... aunque no este en la playa ;)
Que monos!!

Ramón de Mielina dijo...

pies?? puffff... es la parte que menos me gusta!!!!! :-) pero me hace gracia que seas bipolar en este artículo jaja :-)

Faylinn dijo...

jajajajajaajaja...creo que esa es la playa que más me gusta!

Debster dijo...

Disfruta de estos dias de vacaciones llenos de pies gorditos y rechonchos... Bos vemos a la vuelta :D

XxdeademotionxX dijo...

Yo me aunto a ese finde de placeres, encantadooo.xD