jueves, 6 de noviembre de 2008

Flores en el culo

Lo bueno de quererse mucho a uno mismo es que da igual que las cosas te vayan bien o mal, eso son sólo las circunstancias que te rodean. Para alcanzar esa admiración personal supongo que hay que pasar por un largo proceso de golpetazos con la realidad, darte de bruces con la humillación y considerarte superviviente de una hecatombe emocional. Pero una vez alcanzado este estatus debe ser como tener la felicidad en un frasquito y solo hay que saber administrarla correctamente.

Esta claro, que cuando las cosas van bien el arrechucho auto-amoroso es mil veces mas espontáneo y más intuitivo. En lenguaje sórdido vendría a ser como una masturbación de autoestima. Cada vez me doy más cuenta de lo poco que se necesita de todas esas cosas que la sociedad te vende como imprescindibles, "básicos de una vida completa y plena" (casualmente siempre relacionadas con acumular y llenar vacíos de frivolidad) y de lo mucho que cuentan los "esenciales de otoño de riqueza personal".

Ayer me pille sonriendo mientras leía el post de una personita estupenda que con un guiño de humor depositaba sus deseos en una galleta de la suerte. Nunca he tenido delante una galleta de esas, las he visto en alguna película. Algo tan inofensivo como un simple dulce puede darte que pensar. Suerte, ¿se busca o te encuentra? En mi caso, creo que nací con una flor en el culo, en muchos sentidos, y me tocará compensar más adelante. Pero si es verdad que hago por tirar los saleros en los desayunos – no adrede, soy patosísima -, camino bajo las escaleras por recortar distancias y más de una vez he dado un puntapié a un gato negro - admito que también a otras tonalidades de gato - para que mi perro se concentre en sus artes olisqueadoras y defecatorias. No rompo los espejos porque no esta el horno para bollos pero sí que eludo, con una sonrisa a medias, a las gitanas que intentan hacerte sentir guiri en tu ciudad y te venden el destino con una ramita de romero.

Con lo que no tengo muy claro si la suerte se busca, se compra, te encuentra o se transmite...quizás hasta te de esquinazo la muy puñetera, pero leí un libro hace tiempo que hablaba de la buena suerte y al fin y al cabo venia a decir que hay que provocarla, me gusta esta teoría ya que por lo menos interviene en algo tu actitud y no deja todo a vivir lo que te ha tocado, unas cartas de una vidente colocada o encontrar un escurridizo trébol de no sé cuantas hojas.

10 comentarios:

Murphy White dijo...

Creo que la suerte hay que buscarla... Pero también es verdad que hay quien nace con una flor en esa estupenda parte del cuerpo (te envidio!) y quien sólo ve las flores en los traseros ajenos.

En fin, que por si acaso, habría que re-escribir el refrán de "quien quiera peces..." por algo así como "quien quiera flores, que se moje el culo!".

C. C. dijo...

Creo que no se puede decir mejor que lo ha dicho murphy white, yo solo añadiría que también es cuestión de actitud (esto suena a Marce, estoy hoy que no digo nada propio jajaja) y la flor sale si tu abono es bueno (esto ya es mio jeje). He leido el anexo de esa personita y me he quedado preocupadillo. Me alegra saber que llevas una buena flor en el culo :-)

Un besazo!

Ramón de Mielina dijo...

Ten cuidado al sentarte que la aplastas! :-)

Yo me sentí guiri este verano... Me consiguieron vender dos décimos de lotería por el doble de precio. Y ni me di cuenta de que me timaba la gitana agorera... Claro que iba de resaca y era domingo demasiado temprano.

L o L i T a dijo...

Oye, oye...a ver Murphy, yo no digo que tenga una flor estupendísima ja,ja...pero si es verdad que no me puedo quejar visto lo que hay por ahí! Entre frases desastrosas para romper y reformadora refranera no tienes precio :D!

C.C. eso del abono hablando de culos ha sonado de lo más escatológico ja,ja...pero me quedo con la moraleja!(pégale un toque y habla con ella tu que puedes).

Mieliiii, ja,ja...pero como te pones a negociar de resaca! Lo raro es que no te robara a ti entero! :P

Charlie dijo...

Yo creo que todos tenemos la flor en el culo, solo que a veces escogemos andar arrastrándonos por los caminos del Señor, forma segura de estropearla y dejar de verla. :)

Ramón de Mielina dijo...

Mmmm... sí, ahora que lo pienso, mejor que fuera calvo! jaja

Olivia dijo...

Hum...o la buena estrella con la que nace uno. Conozco a gente que aunque quiera hacerlo mal, ni hecho a posta pero siempre caen de pie (como quien dice), y hay otros que por mucho que se empeñen...no hay manera. Y no se, imagino que tal como dice C.C. es cuestión de actitud, de si la suerte no llega no derrumbarse en la pesadumbre. Aunque particulamente creo en el empeño que hay que meter a las cosas para que surjan, creo en el destino...es decir, que si las cosas tienen que suceder, sucederán. Y si no, pues no.
Y eso... no aplastes tu flor, por siaca, jejeje.

Un beso.

ALMAGRISS dijo...

¿Una flor en el culo? ¿Y no vale lo de la galleta? :)
Sinceramente te doy las gracias.
Y respecto a la suerte, siempre he creído que hay que estar receptivo/a... la actitutd que se comentaba por aquí...
Mi jefe siempre ha dicho, que la suerte te tiene que pillar trabajando, no llega cuando estás ahí sin hacer nada... Vamos, que o te la ganas ó te dan por ahí de donde te sale la flor ;-)
Creo que a partir de ahora obviaré los restaurantes orientales y sus galletas, y me pasaré el día de pie, apretando... a ver si sale algo :)
Besazo de una ¿personita estupenda?
jajaja
Ah, ¿alguna vez te he dicho que me encanta como escribes?

Javi dijo...

La suerte ni se crea ni se destruye, solo que siempre la tienen los mism@s.

Ramón de Mielina dijo...

Tengo mis contactos... Esqueletos.. mmm :-)